¿Atrapado y sin salida? 8 señales que te lo indican.

 

Esta es una frase acuñada por Robert Kiyosaki en su libro Padre Rico, Padre Pobre. Quizá haga un poco de ruido en la vista al mirarla, pero, cuando entiendes su significado, te das cuenta de su pertinencia. Y menos mal que tiene nombre tan llamativo porque, de esa manera, más rápido querrás salir de ese ciclo.

Por si no lo sabías “la carrera de las ratas” es como un círculo vicioso en el que está sumido gran parte de la sociedad. Primero empecemos por la solución. Para salir de la carrera de las ratas debes poseer más activos que pasivos, hablando en lenguaje contable. En realidad se lee mucho más sencillo de lo que es, pero para ayudarte con esto, aprende cómo ganar dinero extra.

Si no has leído el libro de Kiyosaki, o no estás seguro de qué se trata la carrera de las ratas, mira a continuación las señales que te indicarán si en la actualidad eres parte de ella:

1.- El dinero que ganas depende del tiempo que inviertas, si dejas de trabajar hoy no seguirías ganando dinero. Quizá puedas mantenerte un poco con tus ahorros -si los tienes- pero no tendrías ingresos debido a que intercambias tu tiempo (el recurso más valioso que podemos poseer) por dinero.

Si te enfermas o te despiden de tu trabajo tus ingresos se verán disminuidos considerablemente hasta el punto de que podrías verte muy afectado financieramente.

2.- Vives el día a día.  No tienes un presupuesto al cual apegarte y mucho menos conoces cuáles son tus gastos totales periódicos.

3.- Tienes tarjetas de crédito y otros tipos de préstamos con intereses. Aquí se incluyen no solo las tarjetas de los bancos sino también las de las tiendas, préstamos personales, hipotecas, entre otros.

4.- No eres disciplinado para ahorrar. Puede que un mes ahorres una buena cantidad y al siguiente lo saques para satisfacer alguna necesidad o deseo. El ahorro no forma parte de tu presupuesto (en realidad nada forma parte de tu presupuesto porque no tienes uno).

5.- No tienes un orden con respecto a tus gastos. Adquieres productos/servicios o lujos que no necesitas y los pagas a precios mayores de lo que valen a través de crédito.

6.- Gastas más dinero de lo que ganas estando consciente -o no- de ello.

7.- Eres comprador compulsivo así no tengas dinero para considerarte de esta manera.

8.- No tienes previsión en forma de ahorro, seguros o inversiones.

La mayoría de la población se encuentra en “La carrera de las ratas” por falta de educación financiera. Una persona estudia y trabaja y, a partir de ahí, trabaja para adquirir las cosas que necesita o desea. Muchas veces su trabajo tiene una remuneración menor de que lo que se requiere para cubrir sus gastos y necesidades.

Ahora bien, para salir de la carrera de las ratas no se necesita un sueldo altísimo, sino saber administrar el que ya tienes con vista al futuro y con disciplina. Por supuesto que está bien darnos gustos de vez en cuando, pero si no tienes los medios necesarios es preferible hacer un sacrificio temporal hasta que puedas darte los gustos que quieras sin poner en riesgo tu salud financiera.

Una persona que no está consciente de encontrarse en la carrera de las ratas piensa que quizá percibiendo más dinero sus problemas disminuirían, pero esto no es cierto. La manera para que sus problemas disminuyan es haciéndose consciente de la importancia de la educación financiera en su vida.

A la mayoría de los adultos de hoy en día sus padres les enseñaron a estudiar, encontrar un buen trabajo y vivir tranquilamente su vida. A pocos les dijeron que tomaran riesgos, que invirtieran en negocios que representaran una buena oportunidad para ellos. Probablemente a esos que lo hicieron, muchas veces, les llamaron locos.

Si pides un crédito en el banco para comenzar tu propio negocio algunos te felicitarán mientras que la gran mayoría te regañará por meterte en ese problema. Sin embargo, si compras un automóvil a crédito, nadie te dirá que estás loco. Por el contrario, recibirás muchas palmadas de reconocimiento en la espalda.

Para salir de la carrera de las ratas debes hacerte consciente de tus ingresos. No está mal que trates de maximizarlos, de hecho, esto es lo recomendable. Si quieres comenzar tu propio negocio, puedes ver en Gananci un listado de 41 modelos que están en auge en la actualidad.

Eso sí, también es necesario que cuentes con un presupuesto para que puedas llevar un control de tus finanzas personales. Por otro lado, poner en práctica el hábito del ahorro, si luego inviertes ese dinero, te ayudará a salir del promedio. Toma en cuenta que las inversiones deben ser inteligentes, para generar activos. Con esfuerzo y dedicación, y teniendo en cuenta estos consejos, tendrás la oportunidad de dejar la carrera de las ratas antes de lo que crees.

 

Escrito por: Edith Gómez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *