T. Harv Eker en su libro “los secretos de la mente millonaria” nos dice: la gente rica administra muy bien su dinero, la gente pobre lo administra mal, lo que quiere decir, que aprender a administrar nuestro flujo de efectivo es un requisito indispensable si deseamos alcanzar nuestro bienestar financiero.

El método enseñado por T.Harv Eker propone administrar los ingresos distribuyéndolos en 6 cuentas:

Cuenta bancaria de libertad financiera: en este fondo debemos poner el 10% de todos los ingresos netos mensuales que recibamos (es decir después de impuestos y descuentos de ley), el fin de este dinero es para destinarlo únicamente a inversiones y a crear ingresos pasivos en el momento en que estemos listos para ello. Este dinero no se gasta nunca, está sólo con el propósito de invertir.

Click 👇para ver el video animado

Adicional a esta cuenta, el autor recomienda abrir una alcancía para que depositemos dinero en ella todos los días, por ejemplo, el cambio que llevamos en los bolsillos. La cantidad no es importante, se trata de tomar el hábito.  El secreto está en tener claro nuestro objetivo de llegar a ser libre financieramente y permitir que esta alcancía se convierta en un imán del dinero, atrayendo a nuestra vida cada vez más dinero y más oportunidades de lograr el objetivo.

El autor, nos dice que uno de los mayores secretos para administrar el dinero es el equilibrio, por lo cual, aparte de nuestro ahorro para invertir y multiplicar el dinero, necesitamos crear una Cuenta para jugar y divertirse: la razón para crear esta cuenta, es que no podemos influir en una parte de nuestra vida sin que las demás se vean afectadas. Es decir, podemos enfocarnos solo en ahorrar y ahorrar, con lo cual nuestro yo lógico y responsable se sentirá realizado, pero, sino no atendemos la parte de nosotros que quiere un poco de diversión, sin duda esta última terminará saboteando los resultados.

Esta cuenta corresponde al 10% de nuestros ingresos netos y se utiliza para cuidarnos. Hacer lo que por regla general no haríamos, por ejemplo, ir a un restaurante y pedir una botella del mejor vino.  La norma, es que este dinero debe gastarse todos los meses sin excepción, ya que así, nos sentiremos premiados por nuestro esfuerzo y estaremos siempre motivados a continuar con nuestro plan de ahorro, adicionalmente, hace que administrar el dinero sea una tarea divertida.

La tercera cuenta corresponde a la cuenta de ahorros a largo plazo para gastar:  aquí colocaremos cada mes, otro 10% de nuestros ingresos netos, estará destinada para proyectos futuros como puede ser la compra de una casa, un auto, la celebración de nuestra boda, unas buenas vacaciones o para responder a cualquier imprevisto que se nos pueda presentar.

Cuenta para formación: el logro de nuestro objetivo principal llámese libertad financiera, sin duda, requerirá del desarrollo de nuevas habilidades y fortalezas, tanto en el área personal como profesional, por lo tanto, esta cuenta debe recibir el 10% de nuestros ingresos netos. Recordemos que la mejor inversión que podemos hacer es en nosotros mismos.

Cuenta para necesidades básicas: este método propone destinar el 50% de nuestros ingresos para cubrir los gastos básicos de subsistencia como son: el alquiler o hipoteca, los servicios públicos, la comida, el transporte etc.

Por último, tu cuenta para donaciones: el restante 10% de tus ingresos, debe ponerse en esta cuenta, de la que podrás disponer para participar en obras benéficas. No debemos dar de lo que nos sobra, si queremos recibir la bendición de todas las cosas buenas de la vida, debemos dar de lo que tenemos.

Resumamos el método con un ejemplo sencillo: si una persona recibe un ingreso neto de 1000 USD al mes, debería distribuirlo de la siguiente manera:

Cuenta de libertad financiera100 USD
Cuenta para diversión100 USD
Cuenta de ahorros largo plazo100 USD
Cuenta para formación100 USD
Cuenta para necesidades básicas500 USD
Cuenta para donaciones100 USD

La recomendación del autor es que sea cual sea la suma de dinero que tengamos debemos comenzar a administrarlo ahora. Aun cuando poseamos solamente 1 USD, hay que administrarlo con este método. Esta única acción enviará al universo el mensaje de que estamos preparados para recibir más dinero. Por supuesto, si podemos administrar más, debemos hacerlo.

El método propuesto por T. Harv Eker, es uno de muchos que podemos utilizar para administrar mejor el dinero, así que te invito para que compartas en los comentarios, qué método te ha ayudado a ser un buen administrador de tu dinero. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *