ENTRENA TU DISICPLINA FINANCIERA

 

Dicen que es bueno soñar en grande, para obtener grandes resultados. Todos tenemos sueños que queremos alcanzar. Sin embargo, por más grandes que sean, los sueños por si solos no se hacen realidad, deben venir acompañados de la firme convicción de ponerte en acción para alcanzarlos.

A la fórmula de soñar en grande y de tener el compromiso de ponerse en acción para lograr esos sueños, hay que sumarle una dosis recargada de DISCIPLINA. Entendiéndose la misma como “la capacidad que puede ser desarrollada por cualquier ser humano y que implica, para toda circunstancia u ocasión, la puesta en práctica de una actuación ordenada y perseverante, en orden a obtener un bien o fin determinado” [i]

La disciplina es ese recurso personal que nos permite ponernos en acción para alcanzar nuestros sueños. No se logra de la noche a la mañana, pero se consigue realizando esfuerzos sostenidos a mediano y largo plazo.

En muchas ocasiones escucho a las personas decir lo difícil que les resulta tener buenos resultados en el tema financiero.  Lo que sucede es que aunque tengan definido su sueño en esta área – ya sea en cuanto a ingresos, gastos, deudas, ahorro o inversiones-,  y las ganas de hacer las cosas, para lograrlo, es necesario que adicionen LA DISCIPLINA FINANCIERA.

¿Cómo crees logran sus resultados los deportistas de alto rendimiento? Todos nos quitamos el sombrero cada vez que vemos cómo ellos se desenvuelven en las competencias y ganan sus preseas doradas. Detrás de ello, ha habido años de entrenamiento de su disciplina, la que han logrado a base de fuerza de voluntad, organización del tiempo y sobrepasar sus propios límites cuando el cuerpo clama descanso.

Así que, teniendo claro que nada se logra sin disciplina, no esperes obtener buenos resultados en tus finanzas solo con soñar. Si estas realmente comprometido con tu bienestar ¡empieza  ya a entrenar tu disciplina financiera!

En este post te sugiero una rutina de cinco ejercicios que puedes empezar a practicar:

Ejercicio No 1. Organiza tu tiempo. Dedica 2 horas al mes para revisar temas financieros como estructurar tu presupuesto y 1 hora a la semana, para hacer control a su ejecución y realizar ajustes necesarios.

Ejercicio No 2. Págate a ti mismo primero.  Antes de realizar cualquier gasto separa un porcentaje de tus ingresos para dedicarlos al ahorro. Recuerda que los ahorros deben tener un propósito, por lo cual te ayudarán a alcanzar tus sueños.

Ejercicio No 3. Autoevalúa tus hábitos de consumo. Aprende a identificar tus necesidades de tus caprichos. Este ejercicio lo debes realizar cada vez que vayas adquirir cualquier bien o servicio.

Ejercicio No 4. Adquirir conocimiento. Dedica 30 minutos al día para iniciar tu educación financiera leyendo artículos o libros sobre finanzas personales.

Ejercicio No 5. Toma acción. Es importante no solo aprender sino poner en práctica los conocimientos adquiridos, porque es la única forma de saber si te funciona a ti en tu propio proceso.

Finalizo con una frase de Jim Rohn para que la interiorices: “La disciplina tiene en sí el potencial de crear futuros milagros”. Así que ¡anímate a empezar!

 

[i]  http://www.definicionabc.com/social/disciplina.php

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *