Es un buen momento para dar prioridad a tus finanzas

Stephen Covey en su libro “los siete hábitos de la gente altamente efectiva” nos habla de dos conceptos que, en los tiempos que corren, merece la pena traer a colación: el “círculo de preocupación” y el “círculo de influencia”. Todos los seres humanos nos movemos dentro de estos dos círculos.

Cuando revisamos las cosas que “nos preocupan”, vamos a encontrar que, sobre muchas de ellas, no tenemos control, mientras que hay otras sobre las que sí podemos hacer algo. Así que, una vez hecha esta selección, lograremos identificar las cosas sobre las cuales tenemos margen de actuación y colocarlas en el grupo que se denomina “círculo de influencia”.

Si prefieres puedes verlo también en el video

Lo ideal es que nos enfoquemos en ese “círculo de influencia”, es decir, que podamos dedicar nuestros esfuerzos a aquellos asuntos sobre los que realmente podemos hacer algo, puesto que quedarnos en el “círculo de preocupación” nos puede llevar al agobio y la frustración.

En estos días, en que la mayoría de los países del mundo estamos en “aislamiento por la vida”, en pro de combatir el llamado coronavirus, sería bueno que nos preguntáramos: ¿en qué estoy invirtiendo mi tiempo y mi energía? ¿Estoy enfocado en mi “círculo de preocupación” o en mi “círculo de influencia”?

He tenido la oportunidad de llamar y hablar con algunas personas cercanas, que viven en diferentes países del mundo, casualmente, la conversación se ha centrado en las “cosas que les preocupan” y en lo que hacen ahora que están las 24 horas del día en casa.

Algunas de sus expresiones, con respecto a “lo que les preocupa”, han sido: “estamos asustados porque hay mucha incertidumbre”, “el sustento de mi familia depende de mis ingresos”, “me angustia quedarme sin trabajo ya que tengo muchas deudas”. Por otra parte, cuando les pregunto ¿a qué dedican su tiempo? me han dicho, de manera jocosa: “estoy cansado de dormir”, “ya estamos desesperados con el encierro”, “ya no me queda ni una sola serie de netflix sin ver”, “antes discutía porque nadie se encargaba de botar la basura, ahora todos nos ofrecemos para botarla”.

Curiosamente, después de estas conversaciones me detuve a pensar que, aunque las condiciones sean adversas, la vida nos está regalando el activo más valioso que podemos tener: el tiempo.  Qué bueno sería que cambiáramos la queja y la desidia, y pudiéramos ver en la crisis una oportunidad para enfocarnos en nuestro “circulo de influencia”, dedicando nuestro tiempo y energía a las cosas que en verdad podemos controlar y cambiar.

Ahora bien, es posible que tú seas una de esas personas que no se sienten muy satisfechas con su situación financiera actual, de aquellas que les gustaría mejorarla, pero que, porque el tiempo nunca les alcanza, no han podido pasar “del dicho al hecho”. Desde mi experiencia quiero darte algunos consejos que, estoy segura, te ayudarán a dar un empujón a tu educación financiera, a ser proactivo y reinventarte en el tiempo de cuarentena.

Consejo 1. Empieza con tu cronograma de tiempo: esta misma noche antes de ir a la cama, regálate el espacio para organizar las actividades que realizarás al día siguiente, por ejemplo: hacer ejercicio, realizar labores del hogar, compartir con la familia y claro está, a partir de ahora, reservar el espacio para tu educación financiera. Es importante que dejes por escrito estas actividades y que les asignes un tiempo a cada una, para que así, en la noche, puedas hacer una evaluación de cumplimiento. Recuerda que el tiempo es nuestro activo más importante y debemos aprender a controlarlo y administrarlo.

Consejo 2. Anímate a tomar un curso virtual. Si eres de los que se ha interesado en organizar y administrar mejor sus finanzas, es posible que hayas comprado algún o algunos cursos online sobre el tema, pero que debido a “la falta de tiempo” no has podido iniciar, ¿no te parece que éste es el mejor momento para hacerlo? Anímate a empezar. Ahora, si no es tu caso, y necesitas algún curso para iniciar, te dejaré algunos links en donde puedes encontrarlos.

https://bit.ly/2UE41MK

https://bit.ly/2wCjm8O

Consejo 3. Leer expande tu mente. Los libros son nuestros mejores mentores, así que, es un momento ideal para que empieces este buen hábito. Dos libros que te recomiendo para empezar tu proceso de educación financiera: El hombre más rico de babilonia y los secretos de la mente millonaria. No hay excusas para no conseguirlos, ya que los puedes encontrar online.

Consejo 4. Revisa tu cuarto de san alejo. Es una excelente oportunidad para aprender a generar algún ingreso extra, existen plataformas en la cuales puedes ofrecer productos que ya no utilizas y que puedes poner en venta si están en buen estado. En la caja de comentarios te dejo este video para que profundices sobre el tema.

Consejo 5. Toma acción. Siempre lo he dicho, el conocimiento sin práctica, no sirve de nada, así que una vez termines de ver este video, debes ir a la acción.

Para finalizar, quiero decirte que todos llevamos un héroe o una heroína dentro, hoy tenemos una misión y es la de salvar vidas. Está en tus manos. #QuédateEnCasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *