¡LA VISITA DE LA “PRIMA” MÁS QUERIDA!

 

Eliana Bravo Vesga - ¿Cómo distribuir la prima?

Esta prima no hace parte del árbol genealógico, pero quienes cuentan en Colombia con un contrato de trabajo anhelan su visita cada seis meses, generalmente, porque ayuda a sacarlos de aprietos y alivia, temporalmente, las preocupaciones de tipo financiero, o porque la esperan con ansia para poderla gastar.  Pero lo ideal es que se quede más que unas horas a tu lado y que sea un poco más productiva, así habrá valido el esfuerzo, que has realizado durante 6 meses, para poder recibirla.

Así que, si eres de ese grupo de trabajadores que reciben esta visita, te dejo algunas recomendaciones para que le asegures una buena acogida y, si es posible, una estancia prolongada:

1. Lo primero que debes hacer, es dedicar una parte de este dinero al ahorro. Mínimo el 10%, pero recuerda que lo ideal es lograr un 30%.

2. Si bien es cierto que la prima se considera un ingreso extra, debes tener un plan para administrarla de forma adecuada y no caer en el error de gastar más para desestresarte.

3. ¡No comprometas a tu prima antes de que llegue de visita! Un error muy común de las personas es comprar ahora y pagar en seis meses cuando llegue la prima. Recuerda que nadie tiene el empleo comprado y muchas situaciones se pueden presentar en el camino.

4. Aprovéchala para saldar tus deudas. Es un buen momento para quitarte dolores de cabeza liberándote del pago de altos intereses y lograr, si es el caso, que tu cashflow se ponga en positivo.

5. Compensa provisiones que no hayas realizado, por ejemplo, el pago de matrículas, mantenimiento del carro, impuesto, seguro, entre otras.

6. En la época en qué llega “la prima de visita”, es común tomar unas vacaciones, pero, lo ideal es que éstas últimas se hayan programado con tiempo, para  que la toma de decisiones apresuradas no te vaya a hacer incurrir en altos costos.  Lo importante es el descanso y el compartir, así que, si vas a dedicar una parte de tu prima a vacacionar, hazlo de acuerdo a tus posibilidades, para que no termines comprometiendo hasta la prima del año siguiente.

¡Anímate a hacer un plan que- cada semestre- te permita disfrutar de verdad la visita de tu prima más querida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *