PREPARATE PARA EL APOCALIPSIS (PARTE 2)

 

Eliana Bravo Vesga - Apocalipsis

En el post anterior PREPARATE PARA EL APOCALIPSIS (PARTE 1) te comentaba cómo el desempleo y la inestabilidad monetaria afectan directamente nuestras finanzas personales, y como lo prometido es deuda, hoy quiero presentarte los últimos dos jinetes del apocalipsis financiero.

El  tercer Jinete es el ENVEJECIMIENTO.  La expectativa de vida cada vez es mayor y vivir más tiempo es fabuloso  si lo podemos hacer en condiciones adecuadas, pero cada vez hay más adultos mayores dependiendo de sus familias. Aunado a lo anterior,  para aquellas personas que logran cumplir con las semanas de cotización y la edad requerida, el reconocimiento de la pensión de vejez  se les convierte en una verdadera pesadilla. http://noticias.caracoltv.com/septimo-dia/pension-imposible-cuando-el-seguro-para-la-vejez-se-vuelve-una-pesadilla-0

Amén de ello,  los gobiernos han ido incrementando, paulatinamente,  la edad de retiro.  Es probable que, a medida que pase el tiempo, ¡tengamos que trabajar hasta los 80 años!

Ante este panorama te pregunto: ¿Tienes algún plan para tomar las riendas de tu futuro financiero y no depender del gobierno, de tu empleo o de tu familia?

El cuarto y último jinete son los IMPUESTOS. La lucha constante entre el ciudadano de a pie y el gobierno de turno. No importa qué promesas hagan los políticos para llegar al poder, en el tema de impuestos las promesas siempre serán incumplidas. La razón es muy sencilla, todos los gobiernos son ineficientes y no practican la austeridad, siempre viven con el saldo en rojo – déficit-  y no conocen otra forma de cubrirlo que creando más impuestos o incrementando las tarifas de los ya existentes, ahora si a esto le sumamos el tema de corrupción ya me dirás…

Como me dijeron los expertos en el tema, con esta información no pretendo que entres en shock, te deprimas, ni mucho menos que la posición que tomes sea la del “apague y vámonos”  ya que son temas macroeconómicos que se salen de nuestro control.  Por el contrario, la idea es que, al tener claro que estos factores están ahí y que hacen parte de nuestro vivir, tomes cartas en el asunto desde lo que está dentro de tu radio de acción.  Puedes empezar por dejar la queja continua y culpar siempre a los otros de tu situación,  así como por tomar la decisión de educarte financieramente. Responsabilízate y ¡da un giro a tu bienestar financiero y con él a tu futuro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *