REDUCIR TU NIVEL DE ENDEUDAMIENTO A UN “COSTO MINIMO”.

 

Eliana Bravo Vesga - Endeudamiento a costo mínimo

 

Hace unos días te comenté acerca del método “bola de nieve” como estrategia para salir de deudas, pero, como te dije, existen diferentes tácticas para irse despidiendo de ellas, hoy quiero hablarte sobre la estrategia del “costo mínimo”.

En cualquier metodología que consideres utilizar, tu misión inicial, antes de elegirla, será reconocer que tienes un problema y enfrentarlo, debes identificar el propósito que te motiva a salir de deudas y, obviamente, tener a la mano tu presupuesto mensual de ingresos y gastos. Esto último te permitirá ver si tu cashflow se encuentra en positivo- y puedes empezar a preparar un plan de acción con el dinero a favor que te está quedando-,  o si por el contrario, es negativo- y debes iniciar un plan para disminuir gastos innecesarios-.

Teniendo claras estas condiciones, al igual que en la “bola de nieve”, debes listar cada una de tus deudas, pero, en este caso, es muy importante no solo el saldo a la fecha,  sino incluir el detalle de tasa de interés anual, pago mínimo mensual, plazo en meses y tener claro si es posible realizar abonos a capital.

La propuesta consiste en ordenar todas tus deudas con respecto a su tasa de interés de mayor a menor, es decir, colocas primero la deuda que cobra la tasa de interés más alta y así en forma descendente. Entonces, debes empezar a pagar la deuda con la tasa de interés más alta, abonando no sólo el pago mínimo, sino los recursos que te permita  tu cashflow positivo.

En términos financieros esta es la estrategia más adecuada, por una sencilla razón: la tasa de interés es el costo que nos cobran por el uso del dinero, lo que indica que en la medida en que logres cancelar en menos tiempo tu deuda evitarás el pago de sumas representativas en intereses, es decir, lograrás pagar el dinero prestado a un costo mínimo.

¿Qué debes hacer para lograr alcanzar la meta establecida bajo esta estrategia?

1. Una vez cancelada la primera deuda, el dinero que liberaste no es para festejar, sino que lo debes destinar para empezar el pago de la siguiente en la lista y así sucesivamente.

2. Comprometerte a no asumir más deudas. Recuerda que, ante todo, tienes un propósito importante que te motivó a iniciar este proceso, así que mantenlo siempre presente.

3. Mantén tu nivel de gastos controlado, de manera que tu disponible no disminuya, sino que, por el contrario, vaya aumentando y puedas romper en menor tiempo esas cadenas que te atan.

Sigue estas recomendaciones y ¡podrás dormir sin que las deudas te trasnochen!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *