¡REGISTRAR LOS GASTOS DIARIOS SI FUNCIONA!

 

Juan, autónomo laboralmente, hace algunos meses estaba preocupado por su situación financiera, agobiado por las deudas y cansado de ver cómo, aunque se esforzaba por ganar más dinero, éste se iba de sus manos sin ningún control.

Lo primero que debió hacer Juan fue convencerse de que su situación actual era el resultado de las decisiones que él mismo había tomado en el pasado y, por lo tanto, que no había a nadie a quién culpar. Ello le permitió entender que si quería un cambio para estar mejor, debía tomar las riendas de sus finanzas.

Posteriormente, Juan pasó de la intención a la acción: empezó a registrar diariamente sus gastos.  Éste registro es una herramienta simple pero muy poderosa, tanto que que le permitió darse cuenta de lo que estaba pasando en su cotidianidad financiera, es decir, tener claro no sólo cuánto dinero ingresaba sino en qué lo gastaba.

Reconoce Juan que realizar este ejercicio no fue nada fácil al principio, pero que su compromiso, disciplina y constancia le ayudaron a continuar. La herramienta de registro diario de gastos le permitió desenmascarar sus malos hábitos de consumo y, con ello, actuar para empezar a cambiarlos, logrando así ajustar sus números. Pasados tres meses Juan logró cancelar deudas por valor aproximado de 5000 dólares.

Actualmente, registrar sus gastos diarios le permite a Juan, todos los meses, tener un cashflow positivo, vivir dentro de sus posibilidades y se siente motivado porque sabe que está preparado para pasar a otro nivel en su educación financiera, lo que que le permitirá seguir avanzando por la vía del progreso y el bienestar.

¿Te gustaría que esta historia fuera la tuya?  Deja de buscar excusas para pasar de la intención a la acción y empieza desde hoy a implementar esta herramienta, con toda seguridad lograrás:

1. Descubrir a cuánto asciende el valor de tus gastos hormiga.

2. Identificar tus malos hábitos de consumo.

3. Tener un diagnóstico de tu situación actual.

4. Priorizar gastos.

5. Estructurar un presupuesto mensual que sea real.

6. Vivir dentro de tus posibilidades.

7. Tener finanzas saludables.

8. Aprender a tomar mejores decisiones financieras.

9. Tomar las riendas de tu vida financiera.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *