A LAS DEUDAS NO BASTA CON PAGARLAS ¡HAY QUE EXORCIZARLAS!

 

Eliana Bravo Vesga - salir de deudas

 

Algunas personas me han contactado para que las oriente en el tema de finanzas personales y tienen como principal preocupación ¡salir de todas sus deudas! Ellas, erróneamente, piensan que, en el momento en que sus deudas estén en cero, su pesadilla finalmente habrá terminado,  pero nada más alejado de la realidad.

Antes de sentarte a revisar los números detalladamente y estructurar un plan que te permita salir, como se dice en el argot popular, del atolladero en que te encuentras y nunca volver a caer en él, es necesario que entiendas que acabar con el círculo vicioso de las deudas, implica todo un proceso de autoevaluación y cambio. Debes tomar una decisión con mucho compromiso y determinación.

Para iniciar el proceso, lo primero que debes hacer es identificar el propósito que realmente te motiva a salir de deudas. Este propósito debe ser algo que te mueva  a querer cambiar y que, a pesar de todos los inconvenientes que enfrentes en el camino -porque créeme que los tendrás-, no mueras en el intento.

Una vez identificado el propósito, tu siguiente tarea consistirá en clasificar cada una de tus deudas en buenas o malas. Si leíste con detenimiento mi post EL QUE NO ADQUIERE UNA DEUDA NUNCA CONSIGUE NADAestoy segura que podrás identificarlas.

Clasificar tus deudas te permitirá darte cuenta en qué has utilizado el dinero que has pedido prestado, es decir ¿lo has invertido? o por el contrario, lo has utilizado para consentirte y permitirte lujos que, hoy en día, te tienen hecha la vida de cuadritos. Quizá sentirás un poco de malestar al darte cuenta de la infinidad de dinero que has tirado por no haber sido organizado, previsivo y controlado, ¡pero que esto no te detenga!, por el contrario, que sea un motivo más para pasar a la siguiente fase del proceso.

Toda causa tiene su consecuencia y en este caso las deudas fueron la consecuencia, por ejemplo de tu desorden en el manejo de las finanzas o de tu falta de planeación.  Es necesario, que revises en detalle y a conciencia las causas de tu endeudamiento, es importante que sepas que no basta solo con reconocerlas, se deben definir las acciones que te permitan eliminarlas.

Conocer las causas que te llevaron a endeudarte, te permitirá autoevaluar tus hábitos de consumo, la idea es asumir el reto de dejar atrás los malos y adquirir los buenos que te permitirán, no solo acabar con tu endeudamiento, sino encaminarte hacia una vida llena de prosperidad y tranquilidad.

En conclusión, si nuestro proceso se enfoca solamente en saldar nuestras deudas, pero continuamos con nuestros mismos hábitos de consumo y el mismo comportamiento con el dinero que teníamos cuando nos endeudamos, no tardaremos en caer de nuevo en el atolladero.  Así que, insisto, a las deudas no basta con pagarlas ¡hay que exorcizarlas!

One thought on “A LAS DEUDAS NO BASTA CON PAGARLAS ¡HAY QUE EXORCIZARLAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *