La historia que cuentan tus números

 

Tengo la oportunidad de escuchar a personas hablando de lo mucho que les gustaría estar sin aprietos económicos, vivir tranquilos, disfrutar el tiempo con sus seres queridos y dedicarse a hacer las cosas que les gustan.

Sin embargo, cada vez que les pregunto ¿cuál es la situación de sus finanzas? suelo escuchar respuestas como: “tengo demasiadas obligaciones y lo que me gano no es suficiente”, “estoy bastante endeudado”, “gasto todo lo que gano”, “a veces me sobra algo y a veces no, todo depende”. Eso quiere decir que ¡no tienen idea de su situación financiera real! y que desconocen el detalle de sus ingresos, gastos, activos, pasivos y patrimonio.

¿Cómo puedo dar solución a un problema, o mejorar una situación, si desconozco en qué punto está y cómo se generó? En las finanzas, existe una herramienta idónea que nos permite conocer la situación real de nuestros números: Los estados financieros y lo mejor es que no necesitas ser financiero para utilizarla, basta con tener la motivación para aprender y entender que eres el único responsable de tu bienestar financiero.

Los estados financieros te permiten tener una radiografía de tu situación financiera, es como la historia de tu vida contada en números, te ayudan a visualizar dónde has estado, dónde te encuentras ahora y también a proyectarte hacia el futuro. A diferencia de lo que muchas personas piensan, los estados financieros no son herramientas exclusivas para las empresas, ni tampoco información que solo compete elaborar a los contadores.

Con tus ingresos y gastos construyes el estado de pérdidas y ganancias y el flujo de efectivo o cashflow. Estos instrumentos te ayudarán a tener mayor control sobre el dinero que entra a tu bolsillo todos los meses ya sea por salarios, honorarios, bonificaciones, alquileres, intereses, etc. Así como, sobre los valores que salen todos los meses de tu bolsillo en forma de gastos por arriendos, alimentación, pago de deudas, caprichos, entre otros.

Para estructurar tu balance financiero necesitas el detalle de tus activos (ahorros, fondos, cuentas por cobrar, valor neto de negocios, valor neto de bienes inmuebles, etc.) y de tus pasivos (saldos de tarjetas de crédito, crédito hipotecario y demás préstamos). El balance te indicará cuánto dinero tienes, cuánto dinero debes y el patrimonio neto que tienes, entendiendo por éste último la cantidad de activos que posees después de pagar todos los pasivos.

Toda persona que quiera dar un giro a sus finanzas necesita elaborar un inventario honesto de su situación financiera (ingresos, gastos, activos y pasivos) y aprender a analizar los resultados de este ejercicio, ello le permitirá tener información confiable para el proceso de toma de decisiones.

La primera vez que te desafías a estructurar tu estado financiero, te puede parecer muy difícil, pero es un proceso sencillo, basta con tener estos fundamentos básicos de contabilidad casera y conocer tus números. Así que anímate a empezar, así conocerás tu historia y entenderás por dónde empezar a reescribirla.

♣ Inicia tu proceso y encamínate por la vía del bienestar y el progreso. HAZ CLIC AQUI

One thought on “La historia que cuentan tus números

  1. Muy bueno, me ayudó a ordenar y disponer de flujo para cancelar un curso, el cual me ayudó a mejorar mi situación financiera, además de poder iniciar una pequeña inversión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *